¿Cómo conocer la PROTECCIÓN SOLAR que necesitas?

Se dice que el sol es un “elixir de buen humor” porque a todos nos favorece para sentir un buen estado de ánimo. Y también que es necesario protegernos de los daños que puede causar.

Disfrutar del sol con la protección adecuada es una sensación maravillosa, especialmente al salir del invierno. Te permite encontrar el equilibrio para recibir sus beneficios sin sufrir sus daños, es decir, que puedes mantener una relación saludable con él.😊

Para esto lo primero que debes saber es el protector solar que necesitas (en base a varios factores) y luego aplicarlo de forma correcta.

En Alissa te orientamos en cómo disfrutar del sol sin arrepentimientos. Contamos con protectores solares inteligentes que previenen el daño celular y el daño al ADN con protección a los rayos UV-B, UV-A  y también a los infrarrojos. 

Sabes que los rayos solares cuentan con diferentes radiaciones que actúan sobre la piel de diferentes formas:

☀️ Los rayos UV-A de onda larga producen envejecimiento, arrugas, daños en los vasos sanguíneos y en el ADN de las células porque penetran profundamente en el tejido cutáneo.

☀️ Los UV-B de onda corta espesan la capa córnea y estimulan la formación de pigmentos. Causan: enrojecimiento, quemaduras, manchas, daño y mutaciones en el ADN, incluido el cáncer.

☀️ La radicación IRA de luz infrarroja de onda larga penetra muy profundamente hasta la hipodermis (tejido graso subcutáneo) y produce gran cantidad de Radicales Libres que causan la destrucción del colágeno y dificulta su creación; esto produce flacidez, arrugas y daño celular. 

Nos tomamos muy en serio ayudarte a evitar el deterioro acelerado que produce una exposición sin la protección adecuada: la radiación ultravioleta es responsable de la mayoría de los signos de una piel envejecida antes de tiempo.

Los protectores solares generalmente van acompañados de números que indican su efectividad para bloquear la radiación UV-B. Este número (SPF) dice el tiempo que podremos estar expuestos al sol sin riesgo de quemaduras. Pero en nuestros protectores también cuentas con activos que ayudan a formar más colágeno, reducir la destrucción de las fibras existentes y además las fortalece; también mejora la elasticidad y difumina las líneas de expresión y las arrugas

Cuando hacemos el Diagnóstico solar, analizamos tu tipo de piel y además tenemos en cuenta:

🔹 Cómo y cuánto te expones al sol para ajustar la protección a lo que tu piel necesita.

🔹 La zona dónde vas a estar (no es lo mismo exponerte al Sol en Galicia que en Canarias, ni es lo mismo en el mar que en el jardín)

🔹 Y también tenemos en cuenta la época del año, ya que no recomendamos la misma protección todo el año porque anula la capacidad de adaptación de la piel. Proteger SI – Sobreproteger NO ayuda. 

Personalizamos también el cuidado solar para evitar las consecuencias dañinas sobre cada piel. Generalmente podemos hablar de 4 tipos de respuesta ante el sol:

☀️pieles tolerantes, pieles que lo toleran bien, se broncean rápidamente son generalmente mates y rara vez se queman.

☀️ pieles tolerantes sensibles que se broncean pero tienen sensibilidad. Se queman más rápido antes de broncearse. Son claras de aspecto lechoso y enrojecen fácilmente.  

☀️ pieles intolerantes. Reaccionan de forma anormal a las exposiciones al sol con  enrojecimiento, sensación de quemadura e incomodidad. Granitos o placas rojas suelen aparecer en algunas zonas.

☀️ pieles deficientes. Están sensibilizadas por medicamentos, alteraciones hormonales, embarazos, cicatrices y anteriores manchas de pigmentación.

 Aquí hacemos hincapié en que si tienes manchas o las has tratado, necesitas unos cuidados intensivos y especiales. En Alissa le llamamos la doble protección o escudo: además de aplicar el protector solar de alta protección (disponemos de diferentes texturas) en la zona de la mancha necesitas aplicar un Stick que sella la pantalla en esa zona. Es muy importante conservar las mejoras alcanzadas con los tratamientos.

Con nuestras recomendaciones para la protección solar que necesitas, además de evitar quemaduras, puedesprevenir el envejecimiento prematuro, el daño solar y el deterioro celular por la acción de los Radicales Libres. 

Combinamos filtros y pantallas para una piel saludable: una protección inteligente que logra revertir el fotoenvejecimiento y el daño al ADN cutáneo; es decir ¡puedes broncearte y rejuvenecer tu piel! Tenemos diferentes líneas que se adaptan a todos los gustos y necesidades. 

¿Quieres saber qué necesitas para lograr un bronceado bonito y saludable?

Pide cita para el diagnóstico solar y te daremos las claves para construir tu arquitectura de buenos cuidados.😊


Post Your Thoughts