¿Yoga o pilates?

Los expertos están de acuerdo: una de las formas más saludables para quitar tensiones y dejar de estar preocupados es ocuparse del cuerpo, realizar alguna actividad física y a ser posible, también terapéutica. Es por eso que en Alissa damos mucho espacio e importancia a estas disciplinas corporales para ganar en salud y armonía.

Tanto el Yoga como el Pilates son dos actividades estupendas para mejorar el tono muscular, para aumentar la flexibilidad y la movilidad de las articulaciones, para hacer más eficaz y eficiente la respiración y para trabajar el cuerpo en general, porque en ambas se integran la atención y el equilibrio del cuerpo. Estas disciplinas pueden ser practicadas por todo tipo de personas para conseguir bienestar físico y relajación, independientemente de su edad o de su condición física.

Beneficios de practicar Yoga

Fuente: Wellnissimo

El Yoga es una disciplina que se creó hace miles de años y que tiene su origen en la India. Proporciona una relajación y un estado de bienestar físico y mental ideal para la meditación, a través de unas determinadas posturas corporales que logran poner en movimiento todos los grupos musculares de nuestro cuerpo. Sus beneficios se manifiestan en el plano físico, mental y emocional porque a través de los estiramientos nos ayuda a desarrollar nuestra resistencia y flexibilidad, multiplicando la capacidad de concentración y relajación. El Yoga aporta una expansión en todos los campos de la existencia humana porque ayuda a disponer mejor nuestras energías. Su práctica garantiza un cuerpo firme, una mente estable y un espíritu benevolente.

Beneficios de practicar Pilates

Fuente: Way of life

Por su parte, Joseph Pilates creó a principios del siglo XX su método de entrenamiento físico y mental que unifica la fuerza muscular con el control mental, la relajación y la respiración.  Se inspiró en el yoga y otras disciplinas como las artes marciales o el fisioculturismo con el objetivo de lograr la estabilidad y la movilidad de la columna vertebral, que es el eje sobre que el que se mueve todo el organismo porque una columna flexible y estable es signo de buena salud.

“Eres tan joven como flexible sea tu espalda” principios de J. Pilates para movernos lo más posible pero con el menor esfuerzo, es decir para desarrollar un movimiento eficiente e inteligente, beneficioso para mejorar la postura corporal y evitar desequilibrios y descompensaciones. Los fundamentos de este método son: concentración, precisión, fluidez del movimiento, respiración y control del centro muscular. Para ello se trabaja a fondo la zona central del cuerpo, en los músculos donde comienzan y terminan todos los movimientos porque trabajan al unísono cada vez que nos movemos.

Entonces: ¿Pilates o Yoga?

Lo ideal sería combinar ambas disciplinas porque son diferentes pero complementarias: en las dos se logra corrección postural, elongación muscular y bienestar físico y mental, pero en Pilates los ejercicios están más dirigidos en el trabajo físico para fortalecer el cuerpo y mejorar el tono muscular; mientras que el Yoga, está más enfocado a la relajación, la paz mental y espiritual a través de los estiramientos con las posturas corporales.

Y como en todo, la práctica continuada es la que proporciona los mayores y más profundos beneficios. 🙂

 

 

 

Fuente foto portada: Udayavani


Categories: salud

Post Your Thoughts